El anillo bendito de Kate Middleton, la alianza maldita de la princesa Letizia

A sólo dos días del décimo aniversario de boda los Príncipes de Asturias, la prensa inglesa convierte a Kate Middleton no solo en un icono de moda, sino en una heredera que, por si misma, multiplica el valor de todo aquello que luce.

Elegida una de las ‘royals’ más elegantes de Europa, todo lo que toca Kate Middleton se convierte en una prenda agotada, en un modelo copiado a precio low cost y en una tendencia absoluta.

El último ejemplo es el anillo de compromiso que el príncipe Guillermo le regaló. Apenas 24 horas después de que la duquesa lo luciera en su mano izquierda en noviembre de 2010, pasó a convertirse en uno de los más demandados y copiados del mundo. Ahora, tres años y medio después, el precio de la alianza se ha multiplicado por tres desde que Kate lo luce pasando de los 123.000 euros a los 368.000 euros, una cifra desorbitada a pesar de su espectacular zafiro de 15 quilates rodeado de 14 pequeños diamantes y elaborado con el oro procedente de uno de los lingotes de la familia real británica.

Considerado uno de los 20 anillos de compromiso más famosos del mundo, esta alianza está bautizada con el nombre de Princesa Diana, ya que fue el regalo que el príncipe Carlos le hizo a Lady Di en 1981, fecha de su compromiso de boda. “Es mi manera de asegurarme de que mi madre no se pierde el día de hoy y toda su emoción”, explicó el príncipe Guillermo en la comparecencia pública donde ambos oficializaron su compromiso.

Si bien la familia real británica quiso tradición familiar y sentimentalismo con este anillo histórico, el príncipe Felipe prefirió elegirlo a través de catálogo. Sencillo y elaborado en oro blanco con diamantes talla ‘baguette’, esta joya está tasada en 3.000 euros, una cifra muy inferior al Princesa Diana.

Convertido en el objeto más fotografiado de la pedida de mano celebrada en el Patio de los Austrias del Palacio de El Pardo el 6 de noviembre de 2003, este anillo dejó de lucir en la mano izquierda de la princesa a finales de 2012.

El motivo no fue otro que las informaciones relacionadas con el ‘caso Nóos’ que apuntaban a que habría sido Iñaki Urdangarin quien habría pagado el anillo con la tarjeta de crédito de la sociedad sin ánimo de lucro.

“Iñaki me pidió que lo acompañara y yo le dije que lo pagáramos con la tarjeta de Nóos. A él le pareció bien y así lo hicimos. El resguardo de la Visa lo guardé yo. Y luego Iñaki no se lo quiso cobrar al príncipe”, unas palabras pronunciadas por Diego Torres, socio del duque de Palma en Aizoon, y que fueron recogidas en el libro Urdangarin. Un conseguidor en la corte del Rey Juan Carlos.

Lo que en un principio pareció un detalle del duque, nueve años después se convirtió en una de las mayores polémicas que han afectado a la Casa Real y el principal motivo por el que los príncipes de Asturias decidieron desde entonces distanciarse de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, con quienes han evitado coincidir no solo en una fotografía, sino en un mismo espacio, como ocurrió el pasado mes de septiembre en la clínica Quirón de Madrid, donde el Rey fue operado de la cadera izquierda.

Desde entonces, Letizia no ha lucido ningún anillo, salvo en contadísimas ocasiones uno muy sencillo de oro amarillo, algo que contrasta con la disposición, y también orgullo, de Kate Middleton a lucir el suyo, sobre todo en los actos oficiales de envergadura donde hasta el más mínimo detalle es captado por los fotógrafos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s