Cinco años sin Fernando Peña

El actor y conductor Fernando Peña falleció a los 46 años en la Clínica Alexander Fleming, del barrio porteño de Belgrano, un día como hoy pero de 2009. Recibía atención por un cáncer de hígado. Los restos de Peña fueron velados en el Salón Montevideo de la Legislatura porteña.
Transgresor, multifacético, histriónico y con un particular sentido del humor, Peña se destacó por tener un notable poder de la improvisación, con una imaginación que iba más allá de los límites. Hijo del polémico periodista Pepe Peña quien generaba interminables discusiones sobre fútbol y que integró el trío radial “de las tres P”, junto a Dante Panzeri y Adolfo Pedernera, en la década del 60, Fernando tuvo un debut en radio tan accidental como premonitorio en cuanto al camino que le tenía deparado el destino.
Su padre lo llevó a la radio y en medio del programa a Fernando le dieron ganas de ir al baño y cuando encontró una pausa en la alocución de Pepe dijo: “Papá, me meo”. La voz de Fernando salió al aire y el pedido del chico generó muchas risas. Años más tarde, el ámbito de la radio se trasformó en parte de su vida y por medio del humor se fue ganando un espacio a través de sus múltiples personajes que hicieron reír a miles de oyentes.
Otra de las anécdotas que sirven para ejemplificar como era su personalidad sucedió en uno de los programas de Susana Giménez al que asistió y ante la pregunta de la diva de la televisión sobre su sexualidad respondió: “No soy gay, soy un puto sufrido”.
Comisario de a bordo en American Airlines, solía utilizar el altavoz del avión para hacer delirantes personajes como el de una cubana de nombre Milagros López que deleitaban y hacían reír a los pasajeros. Uno de las personas que viajaba seguido por esa aerolínea resultó ser el conductor y locutor Lalo Mir, quien sorprendido por su capacidad para improvisar insistió en conocer al personaje y no dudo en llevarlo a la radio, donde Peña desarrolló una destacada carrera. Entre sus numerosos personajes se destacaron, además de la cubana Milagros López, el italiano Mario Modesto Sabino, el popular Palito y el sanisidrense Martín Revoira Lynch. Escribió el libro Gracias por Volar Conmigo.
Actor de teatro, solía agotar las entradas de sus funciones, su público le era fiel, lo seguía y reconocía sus virtudes histriónicas, además de su compromiso con su profesión. “Ezquizopeña, Intimidad Rioplatense” (2001), “Ezquizopeña, el musical” (2003), “Mugre” (2004), con la que ganó el Premio Estrella de Mar al Mejor Unipersonal, “La burlona tragedia del corpiño” (2004/05) fueron algunas de las obras que interpretó. Luego hizo “El niño muerto”, una obra autobiográfica muy emotiva y que una de sus funciones la hizo a total beneficio de la Fundación Huésped, para ayudar a los chicos con HIV.
La muerte de Peña fue confirmada por el periodista Matías Martin en radio Metro 95.1, donde el actor conducía el programa “El Parquímetro”. Tras informar sobre la muerte del actor, la radio levantó su programación y emitió música.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s